Árbol de hojaldre y chocolate

Ya estamos en diciembre e inauguramos mes con una receta navideña.

Árbol de hojaldre 41b

Un árbol de hojaldre y chocolate que quedará genial en vuestras mesas estas fiestas.

Árbol de hojaldre 47

Sigue leyendo

Anuncios

El pan de la cuchara

La receta de hoy de pan casero se la debemos a mi querida Nieves, que ya nos enseñó a hacer galletas AQUÍ.

Os dejo con ella 🙂

Nos hemos metido a panaderos. Primero por la pereza que da bajar a por el pan a primera hora de la mañana cada día pero también porque el resultado merece muchísimo la pena.

Confieso que para una prisa no es porque entre unas cosas y otras requiere algo más de cuatro horas… pero es entretenido, tranquis, que se pasa volando.

Ingredientes:

pan-cuchara-01

  • 1 cuchara de madera (es fundamental en la receta)
  • 700 gramos de harina de fuerza (puedes sustituir parte de la harina por una integral pero eso hará que el pan sea más pesado y que suba menos y quede la miga más compacta; si dejas menos de 200 gramos de harina de fuerza, prácticamente no subirá)
  • 450 gramos de agua templada
  • 10 gramos de levadura seca (de panadero) o 20 gramos de levadura fresca
  • 10 gramos de sal (dos cucharaditas)

pan-cuchara-02

pan-cuchara-03

Empezamos diluyendo la levadura en el agua templada. En este paso es importante que no queden grumos para evitar las burbujas de aire en el interior del pan.

pan-cuchara-04

pan-cuchara-05

Tamizar la harina en un bol (ojo que debe ser bastante grande) y añadir la sal.

pan-cuchara-06

pan-cuchara-07

pan-cuchara-08

pan-cuchara-09

Echamos el agua con la levadura y ahora es cuando aparece la protagonista de la receta: la cuchara de madera. Con ella removemos (y removemos, y removemos) la mezcla hasta que quede una bola compacta. Importante: la cuchara de madera es la clave para evitar que nos pringuemos y que la mayor parte de la masa se quede en nuestras manos (dicen, que yo soy muy disciplinada y he usado siempre la cuchara :P)

pan-cuchara-10

Una vez que tenemos la bola hecha, la cubrimos con papel transparente y la dejamos crecer dos horas (sí, dos horas que podemos aprovechar para hacer otras cosas) en el frigo.

pan-cuchara-11

Una vez pasado este tiempo… ¡tachán! La masa ha hecho magia y ha crecido unas dos o tres veces su tamaño original (de ahí que el bol deba ser grandecito).

pan-cuchara-12

pan-cuchara-13

Enharinamos la superficie donde vayamos a amasar el pan y sacamos la masa, ahora sí, con nuestras manos.

pan-cuchara-14

Amasamos durante un minuto aproximadamente para que las posibles burbujas de aire salgan y la masa quede compacta y le damos forma. Podemos hacer una hogaza grande, varios pequeños, meterlos en cuencos de barro para darles alguna forma… ¡a gusto del panadero! 😉

pan-cuchara-15

Una vez colocados en la bandeja del horno (sobre un papel vegetal), hazle algunos cortes lo suficientemente profundos como para que se noten (pero sin pasarse, ¿eh?). Y lo dejamos reposar 40 minutos (sí, aquí se desarrolla mucho la paciencia). Ten en cuenta que volverá a crecer y es mejor dejar espacio entre las piezas de nuestros futuros panes.

pan-cuchara-16

Un poco antes de que se cumplan los 40 minutos, puedes ir precalentando el horno a 220 grados por arriba y por abajo. Es importante que metas desde este momento un cuenco de barro con agua para que esté bastante caliente en el momento en el que metamos nuestra hornada. Esto ayudará a que la corteza sea más crujiente. (¡Truco del almendruco!)

pan-cuchara-17

Y llega el momento…! Con cuidado de no mover demasiado la bandeja para evitar que se vuelva a bajar la masa, la metemos en el horno a 220 grados de nuevo por ambos lados y esperamos sus primeros 10 minutos. (El cuenco de barro con agua sigue siendo necesario)

Pasado ese tiempo, bajamos la temperatura a 180 grados (seguimos horneando por arriba y abajo) y con muuuuuucho cuidado retiramos el cuenco de barro. Y volvemos a esperar otros 25 minutos.

pan-cuchara-18

Aunque ya toda tu casa huela que alimente, una vez que saques el pan debes dejarlo reposar 20 minutitos sobre una rejilla (yo uso la del horno, pero se admiten alternativas) para que se airee por abajo y se forme bien la miga.

pan-cuchara-19

Transcurrido ese tiempo… Enhorabuena, ya sabes cómo se sentía Chema el panadero 😉 ¡¡A disfrutar de un pan recién hecho y con la satisfacción de hacerlo tú mismo!!

¡¡Que aproveche!!

 

Qué pinta!! Gracias guapa!!